bg

ABRIMOS ESTA MUESTRA

“Una noche oscura sin luna, cuando hubo pasado una hora exacta, traspasé la valla y desaparecí en la oscuridad.”

“Cuando pasé la frontera arrastrándome por la cuneta, el miedo me hizo invisible, y cuando me persiguieron alcancé la misma velocidad que uno de los pájaros que había visto deslizarse en las corrientes de aire caliente y que sobrevolaban el valle del otro lado del río. En ese momento comprendí que estaba dotada de poderes mágicos.”
Relato de Tea-Bag de Henning Mankell

 

De la opresión a la acción. Una acción corpórea donde nuestro cuerpo, físicamente extenuado, recupera su fuerza subjetiva tras el mero acto de cruzar aquel exponente concreto que demarca su lugar en el mundo: el muro, la valla, la barda, el río. La opresión histórica, determinada, consolidada, que se trastoca en el ‘simple salto’ que nos coloca del ‘otro lado’. Un movimiento como rebelión, lucha persistente por la ocupación, potencia que resume la búsqueda de una igualdad no dada; hecho libertario, insurrección, universal. En la acción de fuga, en el mismo derecho a irnos de aquello que el sistema nos ha establecido, se recupera la libertad.

CineMigrante llega por séptima vez consecutiva. Demarca en su acción concreta de estar y ser que jamás podrán sacarnos aquello que nos es propio: la acción corpórea en búsqueda de la libertad.

Llegamos, estamos y habitamos.

Una vez más bienvenida entonces la séptima edición de CineMigrante en Colombia.

/////////////////////////////////////////////////////////////

 

Vanessa Vivas Camargo
Productora General Sede Colombia – Directora de la Corporación Artes Vivas

7 años de CineMigrante Colombia. Un ciclo que se cierra con múltiples aprendizajes, momento clave para mirar hacia atrás y proyectar los escenarios futuros. En 2010 cuando en la ciudad de Buenos Aires escuché por primera vez “CineMigrante” no sabía lo profundo que se quedaría ese nombre en mí historia, más que como un proyecto de gestión cultural, como una acción política y como un espacio de reto y confrontación.

En estos siete años, CineMigrante ha sido un motor de preguntas, ha llegado a retar de una manera fantástica mi capacidad de trabajo, de perseverancia, de comprensión, de autocomprensión, de imaginación, hemos llegado hasta aquí no solo gracias a esa obsesión que mueve los proyectos independientes, sino gracias a muchas personas ofrecieron sus manos y su trabajo, quiero mencionar a Paola Valdivieso y Federico García en representación de todos esos voluntarios y voluntarias que han puesto su corazón estos años.

A Alejandro Guidi y su equipo en la Organización Internacional para las migraciones OIM, por su apoyo continuado durante estos siete años.

A la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento CODHES, a Marco Romero su director y a Francy Barbosa y todo su equipo por imaginar y construir formas para el trabajo en red y por la perseverancia de su trabajo en Colombia.

A la Cumbre de Mujeres por la paz, y las organizaciones que hacen parte por su ejemplo de resistencia para todas las mujeres de Colombia y el mundo. A Lizeth Yepes por su voluntad para el trabajo tejido a varias manos.

Al Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal, IDPAC, y su director Antonio Hernández Llamas por la voluntad de acompañarnos y contribuir siempre con su apoyo. Al equipo de trabajo de la Oficina Asesora de Comunicaciones y a su Jefe Bibiana Cardona, a María Angélica Ríos y su equipo de la Subdirección de Fortalecimiento a la organización social por profundizar las posibilidades de trabajo conjunto.

En la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, en el Programa de cine y televisión a Santiago Trujillo y Maribel Cortés, y a Alicia Llorente, Claudia De Greiff en el Centro de Arte y Cultura por hacernos seguir sintiendo como en casa y abrir cada vez más espacios para dar sentido al cine como disciplina y campo de estudio.

Al equipo de la Cinemateca Distrital, María Paula Villegas, María Paula Lorgia, David Zapata, Lady Martínez por acompañarnos en la aventura de acercar el cine a una ciudad que tanto necesita miradas alternativas. A Jaiver Sánchez y Camilo Parra por hacer honor a la mística de exhibir cine con pasión y desde la sonrisa.

Al equipo liderado por Carolina Albornoz en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, por permanecer como un testimonio de las preguntas que debemos afrontar como sociedad en este momento histórico y promover que lo hagamos también desde el arte.

La Corporación Artes Vivas y su gestora Vanessa Vivas, quieren agradecer el espacio de aprendizaje que sigue siendo CineMigrante, a Paola Valdivieso, a Ángela Bautista, a Mónika Barrios, Manuel Estévez, Federico García y Fredy Rozo por su apoyo sin excusa.

A la familia de sangre su soporte y amor infinito. A las familias construidas entre mujeres, en Opción Colombia y el Colegio El Carmen Teresiano, porque sin sus voces en la vida, nada sería posible. A la familia elegida todos los días, a Federico García por su solidaridad; celebremos la vida siempre.  A Flor y el equipo de Argentina por su compromiso y perseverancia, gracias y hasta siempre.

Por otro lado los retos en materia de migraciones que afronta en Colombia crecen de una manera exponencial, este año diversas tensiones que van desde el endurecimiento de las políticas migratorias en el mundo entero, hasta la llegada de personas desde diversos países a Bogotá como nunca antes y el regreso de miles de colombianos que vivían en el exterior, pone a CineMigrante en un inmenso compromiso de reivindicar los derechos de todos estos seres humanos que buscan simplemente la posibilidad de la vida y del bienestar.

Vamos como cada año con todo nuestro corazón, ahora como Corporación Artes Vivas, a entregar una nueva edición de CineMigrante a Bogotá, que sea un escenario de poder, que sea un escenario de confrontación y cuestionamiento a los regímenes.

Gracias a quienes lo hacen posible con nosotras.
Llega la séptima edición de CineMigrante Colombia.

/////////////////////////////////////////////////////////////

 

Alejandro Guidi
Jefe de Misión en Colombia de la Organización Internacional para las Migraciones, OIM

Vivimos en una era de movilidad sin precedentes y la migración continuará siendo la mega tendencia de nuestro siglo. En la actualidad hay más personas en situación de movilidad que nunca antes en la historia: más de mil millones de los 7 mil 400 millones de personas que habitan el mundo, se movilizan a través de fronteras e internamente en los países. 

Lo que es diferente ahora es que la gente se está moviendo desde y hacia más lugares que nunca antes, haciendo que la migración sea relevante para todos los gobiernos y todas las sociedades. Por ejemplo, más de la mitad de los 20 principales corredores migratorios del mundo se encuentran a lo largo del eje Sur-Sur.

Bajo esta perspectiva es necesario cambiar la connotación negativa de la migración y evitar su “criminalización”. Debemos entender que una parte importante de esta movilidad tiene impactos sociales y económicos positivos y en un mundo globalizado la migración es una importante fuente de crecimiento inclusivo y de desarrollo sostenible. Por supuesto, existen grandes retos para los Estados y prima el interés de garantizar los derechos humanos de los migrantes.

En esta oportunidad, Cinemigrante nos ofrece un espacio de reflexión alrededor del proceso migratorio en el mundo, y nos permite conocer de cerca el dinamismo y la innovación que pueden traer los migrantes, así como su aporte al intercambio cultural de las naciones. A través de los años, este festival nos ha permitido conocer las realidades de la diáspora y el rostro de los migrantes, desde una perspectiva humana. 

/////////////////////////////////////////////////////////////

 

Antonio Hernández Llamas
Director del Instituto Distrital de Participación y Acción Comunal, IDPAC

La participación ciudadana es movimiento, es la movilización de las ideas y su proceso para convertirlas en proyectos que hagan de nuestros territorios escenarios para el cambio.

​Esta idea nos acerca a una mirada integral tanto de la participación como de las migraciones. Nuestras ciudades están cada vez más constituidas por personas que no nacieron en ellas pero que ven allí un lugar para realizar sus sueños, es por esto que trabajar por una participación incidente, sería imposible sin reconocer las múltiples identidades que habitan Bogotá.

​Por segundo año renovamos la alianza con la Muestra Internacional CineMigrante como una forma de establecer diálogo con las organizaciones sociales que trabajan por las personas migrantes, sobretodo en un momento tan histórico en el que la llegada de miles de personas a Bogotá por diversos motivos se ha multiplicado.

​De​sde el Participación Bogotá trabajamos para fortalecer procesos de participación que contribuyan a fortalecer el goce efectivo de derechos y el  reconocimiento de organizaciones de mujeres, de sectores LGBTI, étnicas​, de jóvenes, de animalistas, de personas en condición de discapacidad y de las  Juntas de Acción Comunal, entre muchas otras y hemos avanzado en el acercamiento al sector de las migraciones desde el proyecto Migran Bogotá que constituye una red de comunicación para personas extranjeras que pretende estrechar con ellos los lazos de gestión y la relación con la ciudad en su conjunto; fortalecer estas organizaciones es fortalecer la democracia en la ciudad y visibilizar a ciudadanos y a grupos que permitan sumar esfuerzos a las políticas públicas y aportar a esa Bogotá Mejor para Todos y Todas que estamos construyendo juntos.

Cinemigrante nos propone una reflexión sobre los derechos humanos y los desafíos a los que debemos hacer frente para entender que sin importar las motivaciones de cada persona al migrar, es nuestro compromiso como seres humanos cuidar porque ninguna persona sufra discriminación por ningún motivo, sino que como sociedad estemos conscientes de la riqueza que implica conformar territorios diversos en todo sentido.

Bienvenida​s y bienvenido​s.

/////////////////////////////////////////////////////////////

 

Cumbre Nacional de Mujeres y Paz
Alianza de 8 organizaciones, redes y plataformas de Mujeres que trabajan por los derechos de las mujeres y la construcción de la Paz
 
La Cumbre Nacional de Mujeres y Paz se une a la Muestra Internacional CineMigrante reafirmando su compromiso frente a los Derechos Humanos y frente a las diferentes violencias a las que han sido y son sometidas las mujeres en Colombia y el mundo, incluida la migración involuntaria y las múltiples formas de violencia que se dan en estos procesos migratorios.
 
La temática de resistencias expuesta este año en el festival ha sido utilizada como herramienta por las mujeres a lo largo de sus vidas cotidianas, en el marco del conflicto armado y frente a todos los hechos de violencia que estas han padecido. Las formas de resistencia de las mujeres buscan no solo sanar lo vivido, sino encontrar verdad, justicia y reparación de estos hechos, además de exigir respuestas efectivas del Estado y de la sociedad en su conjunto.

Desde la Cumbre Nacional consideramos pertinente el escenario del Festival CineMigrante para presentar uno de los tantos ejemplos de resistencia y resiliencia que surge desde las mujeres y frente al momento actual e histórico que vive el país.  ¡A Defender La Paz! se vincula a CineMigrante como modelo de lucha y de participación de las mujeres en la construcción de un país en paz.
 
Agradecemos a CineMigrante y a Corporación Artes Vivas por permitirnos visibilizar este tipo de luchas como ejemplo de resistencia.

Cumbre Nacional de Mujeres y Paz
Alianza Iniciativa de Mujeres Colombianas por la Paz -IMP-, Asociación Nacional de Mujeres Campesinas, Negras e Indígenas de Colombia -ANMUCIC-, Casa de la Mujer, Colectivo de Pensamiento y Acción “Mujeres Paz y Seguridad”, Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas -CNOA-, Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad -LIMPAL Colombia-, Mujeres por la Paz y Ruta Pacífica de las Mujeres.

/////////////////////////////////////////////////////////////

 

Marco Romero
Consultoría para los Derechos Humanos y el desplazamiento – CODHES

Durante 25 años, la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento -CODHES, ha dedicado su trabajo a la defensa de los derechos humanos de las víctimas del conflicto armado en Colombia y, especialmente, a aquellas que han sido víctimas del desplazamiento forzado interno y transfronterizo.

25 años después, con el reciente Acuerdo de Paz, se crea para Colombia una oportunidad única de otorgar verdad, justicia, reparación y no repetición a las víctimas del conflicto. En el desarrollo del conflicto, por lo menos 550 mil colombianos y colombianas ha salido del país en busca de refugio o protección internacional y más de 7 millones de personas han sido víctimas del desplazamiento interno.

El Acuerdo de Paz supone nuevos retos para el Estado y la sociedad colombiana con los miles de colombianos y colombianas en el exterior que buscaron refugio. Desde CODHES destacamos tres:
1. Participación  efectiva de las víctimas en el exterior en el Sistema de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de no Repetición,  es decir, Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad y la No Repetición, la Jurisdicción Especial para la Paz, la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas.
2. Continuidad en la protección internacional de quienes no deseen retornar.
3. Planes de retorno bajo las condiciones de dignidad, seguridad y voluntariedad, con garantías para la integración de la población desde un enfoque de derechos.
El País necesita incorporar en su memoria el exilio de las y los connacionales, conocer los daños pero también los procesos de resistencia e incorporar sus aportes para la construcción de paz.

La paz supone también una transformación en los territorios que permita se garanticen los derechos de las víctimas, su participación y centralidad en los planes, programas, normatividad por adelantar en la implementación del Acuerdo.

En este sentido, celebramos escenarios como Cinemigrante que facilitan la discusión de estos retos -en conjunto con las víctimas- a través del cine como un relato posible para la paz, como un relato de la resistencia y la necesidad de la reconciliación basada en el derecho a la paz y la garantía de los derechos de las víctimas.